sábado, 19 de noviembre de 2016

Hotel Monte Palace (2ªparte, interior)


En esta segunda parte del reportaje muestro el  interior del hotel, expuesto a la húmeda intemperie al estar abierto por todas partes. Mi experiencia fue la siguiente:

Este hotel es un lugar bastante conocido en internet, por lo que me resultó sencillo encontrarlo hace ya un par de años. Es un sitio que lo tenía marcado pero que nunca sabes si algún día tendrás la suerte de visitar. Pues bien, hace un año viajé con mi familia a las Azores, sin saber que al año siguiente estaría de Erasmus allí y podría visitarlo cuando quisiese, así que fueron cuatro días en los que no podía faltar la visita al hotel. El clima en las islas es  húmedo y lluvioso, pero durante la estancia tuvimos suerte, días despejados y temperatura agradable. Subiendo a la cima donde se encuentra, una densa niebla comenzaba a aparecer. Pensé que llegaríamos y no se iba a apreciar ni el hotel ni sus vistas, pero fue cuestión de un rato y desapareció. La primera impresión de la fachada fue increíble, aun con la niebla estancada, parecía un edificio fantasma. Según entras, te encuentras con un  impactante hall principal, con el techo al descubierto iluminando el mosaico del suelo, hecho por un artista este verano, encontrándose antes lleno de escombros. Me sorprendió ver cantidad de turistas curioseando por el lugar, ya que las vistas a los lagos desde las habitaciones del hotel son espectaculares. Habitaciones prácticamente iguales, totalmente vacías, donde te asomas al balcón y te sigues sorprendiendo del entorno donde te encuentras. Un hotel cinco estrellas abandonado en lo alto de una colina donde alrededor no hay más que un hermoso paisaje.



































No hay comentarios:

Publicar un comentario